Home » » El Lobo II.

El Lobo II.


Mañita descubrió que su cuerpo ya no era el mismo, que el canto que hacia el lobo a la luna,

la había hecho cuestionarse, ya no era el mismo porque vibraba cuando el lobo se acercaba a la luna.

Ella podía presentir que Lobo estaría en el mismo lugar,

cuando el Lobo aparecia, autoimaticamente ella se sentia hechizada,

su mente comenzaba a cuestionar nuevamente, se preguntaba mañita...

¿ mi espera será nuevamente un error, será realmente lo que deseaba? ...

En su memento sentí que era así, hoy me hace dudar,

mañita no sabia a veces como actuar y decidió solo estar, decidió vivir el día a día,

vivir cada minuto que el Lobo le regalaba y estar para El… para aquel Lobo,

el que le producía tantas cosas, aquel Lobo que hoy no se contuvo

y dijo lo pensaba...

Talvez mañita no quería leer, talvez mañita no quiera pensar… mañita solo quiere estar,

vivir lo que esta viviendo y dejarse querer por Lobo que tantas cosas provoca en ella….


Un día mañita estaba tan intrigada con Lobo

que al acercarse a oírlo más de cerca, no puedo evitar oír el latido de su corazón,

latía lento, muy lento, pero su latido era glorioso, inspira respeto,

jamás mañita había oído algo así.


Mañitas cerro sus ojos , ya que aquella melodía del corazón de Lobo la relajaba,

se acerco y de pronto al acercase tanto sintió su nariz húmeda…. Y una tibieza sin igual….

Lobo se había transformado en aquel canto a la luna,

que al estirarse topo la nariz de mañita con la suya…. Mañita asustada no supo como reaccionar, este lobo le inspiraba muchas cosas, tantas cosas que ella lo miro y trato de abrazarlo,

pero el Lobo y Sus heridas, no la dejaron acercarse, mañita estiro sus manos y le dijo:


mire Señor Lobo, no tengo ninguna arma, no tengo nada mas que mi piel,

Señor Lobo me deja sentarme cerca suyo? Señor lobo puedo hacerlo….


Lobo la miro y gruño, mañita cerro sus ojos y volvió a decir:

mire Señor lobo, mire soy lo que ve , lo que siente y lo que huele,

en mi no hay nada escondido, mi vestimenta es mi piel, siéntala, rócela…

Venga Señor lobo, por favor...,


Lobo la miraba y observaba como mañita a ojos cerrados le decía

lo que era, lo que tenia... no hay engaños ni miedos

solo momentos que disfrutar, mañita al igual que Lobo estaban muy asustados,

fue una situación que ellos no buscaron,

que ellos no imaginaron que pasaría,

mucho tiempo en el mismo lugar,

pero invisibles el uno para el otro…. (continuara )



 
Support : Copyright © 2015. fragmente dinviata - All Rights Reserved