Home » » El Sueño

El Sueño



En una estación de tren no muy lejos de la ciudad, ella vestida de forma casual, bajo del tren sin motivación alguna, tenia ganas de no estar en ningún lado conocido, llego a ese pueblo a comenzar desde cero, su vida comenzaba desde cero… Al bajar del tren sintió la suave brisa en su rostro la misma que le hizo poner su piel erizada…

Lo que hizo que sus pezones se pusieran como una roca de duros, su vestido no pudo disimular, no acostumbraba a usar sujetador, sus senos firmes y tersos, eran evidentes bajo la ropa. Tomo la maleta y se dirigió al baño, con pasos firmes y seguros, cuando sintió que en ella se posaba una mirada, penetrante, sucia, severa… sus pasos dejaron de ser firmes y comenzó a sentir inseguridad de sus pasos, inseguridad en sus actos, en como moverse, no se podía explicar lo que sucedía, desconocía de donde provenía esa mirada tan potente que la tenia así de preocupada.

Ingreso al baño se mojo las manos y lavo su rostro no entendía el calor que abrigaba su cuerpo, la humedad de sentir que estaba expuesta ante alguien, trato de recordar caras desde q bajo del tren, y no logro recordar. Salio del baño y tomo asiento en la banca y encendió un cigarrillo, le dio una calada, de pronto…. Sintió en su espalda la tibieza de una mano que apretaba con fuerza su hombro, miro asustada hacia atrás pero no se lo permitieron, escucho una voz varonil decir: “ bota el cigarrillo y sígueme” ella no entendía que sucedía , su corazón latía a mil por hora apretó las pierna, las junto y se levanto, siguió con la cabeza baja la sombra de aquel hombre que le ordeno seguirlo, en silencio oía y disfrutaba de los pasos que aquel hombre daba , eran distintos a todos los otros pasos que había oído en su vida, por su mente pasaban miles preguntas pero todo se tranquilizaba cuando ella se respondía que solo debía continuar…

Llegaron a un corredor solitario, el se detuvo, ella fue incapaz de subir la mirada, sintió como la mano de este hombre rodeaba su cuello y ponía con firmeza su rostro contra la pared, sintió como la pierna de este hombre, separaba las suyas, sintió como la otra mano recorría sus vértebras, sintió como sus pezones rozaban la pared y ella no podía evitar excitarse, no estaba asustada, pero si estaba muy excitada, una excitación sin explicación… El tomo con fuerza el cuello y presiono la cara contra la pared, ya tenia las piernas abiertas, sus manos estaban una a cada lado de su cara, sintió la pelvis de este hombre sobre su culo, pero no hacia nada por apartarlo, solo se dejaba disfrutar, El tomo el cabello de ella y jalo hacia atrás mientras el peso de su cuerpo hacia que ella siguiera pegada a la pared, con la mano libre jalo sus tangas, una y otra vez hasta romperlas, las retiro de la piel, estas cayeron hasta las rodillas…

No lo podía creer!!!! estaba siendo abusada en la calle y no hacia nada para detenerlo!!! En su interior no quería detenerlo, había perdido el control y estaba a merced de este desconocido. Bruscamente sintió la mano intrusa dentro de su sexo, sintió como estos dedos buscaban algo en su interior, manoseada completamente, luego los dedos siguieron por su culo, uno primero, luego dos y tres dedos metidos en su interior ella sollozaba , le molestaba, le dolía, le gustaba, la excitaba… tantas sensaciones, su respiración estaba agitada pero no podía evitar sentir como su clítoris tenia vida propia, este latía tan potente como su propio corazón..

Saco la mano de brusca manera de entre sus nalgas y las metió entre su sexo y jalo sin compasión el clítoris, no pudo evitar dar gritos de dolor, trato de escapar y no se lo permitieron, intento con sus fuerzas zafarse de ahí pero fue inútil al jalar era peor tenia su clítoris prisionero de aquellos dedos que lo torturaban, comenzó a respirar entre cortado, sintió que estaba sin aliento, comenzó a suplicar que por favor se detuviera, por favor se lo suplico, por favor detente, no siga, deténgase por favor…. El respondió “Vas bien perra, pero te falta aun…” suplica gime, llora, goza, retuércete de dolor… falta solo una palabra y terminara tu educación…” por favor suplicaba entre llanto, por favor lo suplico que he hecho, no me lastime….por favor siguió susurrando…lloraba desesperada no sabia que era lo que faltaba, por favor dígame que falta dígame se lo suplico, por favor… El respondió… ¿quien Soy? ¿Que soy? … ella no sabia que responder por favor deténgase, al cabo de unos minutos entre llantos sentía como su clítoris ya no latía sentía como el dolor la había adormecido su preciada mina de placer. Señor por favor deténgase…. El se detuvo y respondió… viste perra que si sabias la respuesta. Ella cayó al suelo de rodillas raspando su rostro dulce, caliente, suave humedeciendo la pared en la cual había sido ultrajada.

No levanto la cabeza solo se dedico a llorar, unos segundos se lo permitieron, para que así descubriera su dolor. El pregunto ¿ Que te duele mas, tu clítoris o tu orgullo ? ella entre sollozos descubrió que su mayor dolor fue el no saber esa respuesta tan básica, gateo hasta los zapatos del hombre y los beso, le dijo perdóname mi Señor por esta falta, por no saber comportarme, perdóname por ser lo que no fui… beso tan suavemente los zapatos con tantas ganas, como jamás pensó que lo lograría… El le respondió acaso perra vas por la calle sintiendo la mirada de los hombres como la mía?, acaso no has distinguido mi mirar y mi caminar entre los miles de andar del resto? Aun no sabes perra a quien perteneces… mírate estas a mis pies besando mi andar… eso no responde tus preguntas…

Mi Señor ha sido todo nuevo para mi, si sentí Su mirar, el calor y la intensidad de Su ser, mi Amo como no lo pude descifrar antes….después de aquella frase la jalo de los pelos y la puso de pie, contra la pared, ella sola separo sus piernas y le suplico que tomara de ella lo que le pertenece…. El recorrió su cuerpo, milímetro a milímetro cada centímetro lo hizo suyo sus manos se apoderaron de ella… ella guardo silencio mientras era examinada, sus pezones estaban erectos su respiración agitada caía la saliva entre sus senos, bordeando su sexo , lo cual la refrescaba estaba muy caliente, expuesta húmeda y excitada, a merced de este Señor…

Le ordeno seguirlo dentro de la casa, ella lo hizo al entrar vio que había unas cadenas en el techo el lugar estaba solo y húmedo, le dieron escalofríos.

La tomo de las muñecas y separo sus piernas “Así te quedaras hasta que yo diga lo contrario “nerviosa sentía como sus piernas querían juntarse pero lo evito, en su mente no sabia que sucedía o las razones por las cuales ella obedecía, pasaban los minutos y sus manos arriba ya no aguantaba más, luchaba contra su cansancio y sus nervios no tenia segundos para pensar en sus sensaciones, de pronto regreso El, tomo sus muñecas las elevo por sobre su cabeza muy tirantes le puso las cadenas, rasgo su vestido y la dejo desnuda, expuesta y a Su merced.

Le separo nuevamente las piernas dejándola como una estrella, metió su mano en el sexo y le dijo vez perra como siempre has de estar, así húmeda y dispuesta, entregada y confiada, nerviosa y temerosa… Nada es por que si todo tiene un porque y tu ya sabrás el tuyo…

Ante eso ella quedo desvalida, no entendía el motivo pero tenia la tranquilidad de que lo conocería, el tomo con sus manos un látigo y la castigo 20 azotes por lado y le ordeno repetir… por quien estas aquí perra? Por Usted mi Amo… para quien estas aquí perra? Para Usted mi Amo… una dos tres, repite fuerte, disfruta de tu castigo en el aprender y mejoras para mi perra, vamos sigue tu puedes, sino creyera en ti, nada de esto hubiera sucedido, no estarías a mis pies, lo estas por que voluntariamente así lo has decidido… 38 , 39….40 Gracias mi Amo por Su educación…

Tomo la manguera y en recompensa a todo lo sucedido, la mojo hasta dejarla sin aliento, ella no podía respirar bajo la presión del agua, se sentía que perdía fuerzas y así no podía suplicar, ni pensar, menos respirar…. Se entrego a la situación y logro comprender, que la estaban premiando con el agua helada…. Cuando de calmo escucho la voz que tanta tranquilidad le entregaba diciendo:

“ El motivo de su castigo fue únicamente por no reconocer a tu Amo, Dueño y Señor a primera vista”.

Cayo vencida por el cansancio y entre suspiros le agradeció sus palabras, El dejo tendida en el piso con las piernas separadas y lentamente saco su sexo del pantalón y comenzó a penetrar aquella piel que desde esos minutos ya le pertenecía, una y otra vez, dentro y fuera, largo y fuerte, embestía su sexo contra las caderas de ella, mordía sus pezones, apretaba sus labios con los de El… En unos minutos de eterno placer, se entregaron a sus deseos, se levanto y separo sus piernas sobre el cuerpo rendido y exhausto de placer, tomo la cabeza de ella y la dejo entre sus piernas y le dio de beber el néctar mas puro que brotaba de su ser…el alimento que desde ese día la hacia la criatura mas pura…

 
Support : Copyright © 2015. fragmente dinviata - All Rights Reserved